Lopez surfeaba Pipeline, su andar en el agua se asemejaba
con “el volar de una flecha”. Recreaba un surf fresco y tranquilo
que hipnotizaba al mundo entero, alejándose de todas las tradiciones
existentes. Shipley, enamorado del surf y su cultura, construyó
una gran reputación como jurado de competencias internacionales.


Ambos formaron una tienda exclusiva para surfistas y shapers. Rápidamente,
el rayo ganó reconocimiento en todo el mundo. Sus tablas fueron, y continúan
siendo hoy en día, iconos. Tiempo después, empezaron a realizar prendas
y se expandieron hacia California, Australia y Europa.

 Lightning Bolt no solo representaba
un deporte, era un estilo de vida.

Un legado único que se convierte en un ícono colectivo de culto. Un símbolo que encarna
la esencia de ese mítico anti héroe de espíritu libre. Bolt nació en el mar pero hoy evolucionó
hacia un nuevo concepto que representa la fusión entre lo clásico y lo nuevo, la calle y el mar.

El “Team Bolt” siempre esta detrás de nuevas ideas y de cada detalle.
Es un grupo de artistas, fotógrafos, diseñadores, corredores y shapers que se encargan
de recrear la atmósfera del “Club del Surfista de Ciudad”.